Buscar este blog

martes, 30 de diciembre de 2014

EL CONJUNTO HIDRAULICO DE LA CORONELA


El Barranco del Infierno tiene su cabecera en la Sierra de San Pascual y finaliza en la partida rural de El Rebolledo. Su relieve es simple y se puede deambular por su cauce sin dificultad en todo su recorrido, no justificando su nombre en ningún punto del trayecto.
En su tramo final, en las proximidades de la Finca Torresella o Coronela como es mas conocida en la actualidad, hay un pequeño pero interesante conjunto hidráulico destinado al abastecimiento de dicha Hacienda.

Finca Torresella o Coronela

Esta espléndida finca perteneció a D. Carlos Coig, mencionado por el historiador Viravens en su crónica sobre la ciudad de Alicante, D. Fernando Alfaya, Dña Maria Manuela Díaz Rubín y Fontela perteneciente a la linajuda asturiana de los Campomanes y a los Marqueses de Jaureguizar Dña Covadonga Cavanilles y de Navia Osorio y Francisco Javier Perez de Rada y Díaz de Rubín.
El casón tiene una almazara, una ermita, un antiguo aljibe posiblemente de origen árabe y dos grandes balsas frente al inmueble en un bosque de pinos y olmos.

Antes de continuar, este imponente caserón y sus alrededores merecen que se le dediquen unas líneas para describir su interior y algunos acontecimientos que hubieron en él a comienzos del siglo XX.
En esos años los propietarios eran D. Carlos Coig O'Donell Mace y su esposa Dña Encarnación Hoyos Escobar.
La mitad de la finca fue adquirida por el Sr Coig por herencia de su abuela Dña María de la Natividad Mace y la otra mitad por venta que le hizo D. Juan Coig y Serrés el 5 de Octubre de 1894 por un precio de 16.000 pesetas. En el documento notarial se describe la finca del siguiente modo: "... 470 tahúllas, 7 octavas y 12 brazas de huerta plantada de árboles, cuya hacienda se denomina Torrosella o Coronela y se riega con aguas que nacen en la misma finca, la cual está situada en la partida del Rebolledo... Una casa habitación denominada torresella a la que va adjunta otra titulada del Labrador y por separado otra del Pastor, dos rajas o presas, dos arcos o acueductos, dos balsas, una boquera y las obras de los dos huertos...".

En su interior se celebraba la función religiosa nocturna de la Fiesta de las Espigas para que "Dios bendiga los campos y sus frutos simbolizados por las espigas de donde procede el pan, base del sustento material de hombre", y otros actos vinculados con la religiosidad como por ejemplo, la toma de la primera comunión de los niños del Rebolledo, donde acudían personas de las partidas colindantes.
Ceremonia que se celebraba en la capilla de la finca y donde acto seguido se procesionaba la imagen por los jardines.

El Semanario Católico describe la fiesta de San Pedro celebrada el 29 de Junio de 1899:

"Galantemente invitados por los Sres de Coig tuvimos el gusto de asistir el día 29 del pasado Junio, festividad de San Pedro, a la preciosa finca  que en el partido rural de El Rebolledo poseen dichos señores.
En Torresella nombre de la referida finca, disfrutamos grandes ratos contemplando el magnífico golpe de vista de su casa-castillo, construcción almenada en todo su perímetro, con bellos torreones volados de un gusto magestuoso, teniendo por remate una altísima torre donde campa enhiesta la heráldica bandera de las casas de los Coig y los Hoyos; y desde donde se vislumbra todo el inmenso campo de tan vasta posesión.
Sus bellísimos jardines, sus seculares pinares, sus fuentes que alimentan los grandes caudales de agua con que Torresella se riega, forman un conjunto encantador que justamente había de llamarnos la atención en un campo donde se destaca Torresella como oasis en el desierto.
Los señores de Coig que a su amabilidad y títulos prestigiosos unen el no menos honroso de la piedad religiosa, celebraron el día de San Pedro con una misa cantada en su bello oratorio particular, la preciosa perla de Torresella como nosotros la llamamos, donde colocada en su camarín esta su patrona la venerada Virgen de Tómalo..."

La Voz de Alicante narra la celebración de 1905 del siguiente modo:

"Entre las seis y las siete de la tarde del sábado, marcharon en varios coches a Torresella los Adoradores de esta ciudad en número de unos ochenta... La llegada a la finca fué de magíca sorpresa. Sus alameda y jardines lucían multitud de banderolas, escudos y gallardetes combinados con el mejor gusto. En una de sus entradas por donde había de pasar la procesión se levantó un precioso arco formado de espigas y rosas de diferentes colores...A las diez en punto marcharon todos los adoradores en correcta procesión a la Capilla, entonando el Sacris Solemnis... El Tedeum y el Benedictum cantado solemnísimamente por todos los Adoradores, fueron de efecto indescriptible. A las doce se rezó el Trisagio, cantándolo la Capilla de la Adoración... Terminada la misa se organizó la procesión que recorrió gran parte de la finca y de los jardines; dándose la bendición a los campos en tres distintos puntos, en uno de los cuales, ante una gruta preciosa en que se dá culto a la Virgen de Lourdes, se cantó otro motete... En el solemnísimo momento de la bendición final cantó un sentido y delicado O Salutaris hostia, la señorita Beatriz de Coig, hermana de D. Carlos, acompañándole este a flauta y á armonium el Sr Quilis frente a la Virgen del Rosario, patrona y titular de la Capilla, cuya imagen se venera en lugar preferente..."

Durante la guerra civil española está hacienda sirvió como refugio de niños invidentes contra los ataques antiaéreos.

Los dos párrafos anteriores sirven para darnos una idea de la importancia y el esplendor de la finca en aquellos años.
En la actualidad aunque su aspecto es imponente, sus alrededores y los muros que circundan la propiedad no reflejan la suntuosidad del pasado.

---------------

Una finca y una extensión de cultivos de grandes dimensiones debe estar alimentada de un caudal de aguas importante.
En la parte occidental de la casa hay un pozo con una molineta cuyos caudales se embalsaban en un depósito. Desde aquí se conducía el agua hacia la casa por medio de una tubería aún visible en algunos tramos.
Situada a 760 metros de la casona esta ubicada en el lecho del barranco, ocupando su cauce, la "presa de la Coronela".
La construcción es un dique levantado con grandes sillares de 8,10 metros de ancho. Su función era retener aguas de arroyada y desviarlas por una gran boquera en su margen derecha, hacia los bancales de la finca, hoy plantados de naranjos.

Presa de la Coronela

La boquera tiene una anchura en origen de 3,40 metros y continúa abandonando la rambla separada de ésta por un pretil en todo su recorrido.
En uno de sus lados se observa un ranura para ubicar una compuerta.

Boquera

El dique y la boquera cumplirían además la función de proteger el nacimiento y conducción de aguas de la finca que nos ocupa.
A siete metros de la pared, en la vertiente derecha del barranco, esta situada la "Fuente de la Canaleta".
Las aguas salen al exterior mediante una mina o alcavón y son encauzadas bajo el lecho de la rambla hacia su vertiente izquierda.


Se accede a la fuente por un arco de ladrillos de medio punto. En su interior hay una galería abovedada de una altura de 3 metros y de una longitud de 7,50 metros.
En ese punto comienza el alcavón. En la actualidad aflora agua al exterior. La falta de mantenimiento de la mina ha originado el acumulamiento de lodos y estancamiento del agua en la bocamina.


Sobre el caudal aflorado del manantial podemos saber que en el año 1944 la cantidad estimada era de dos litros y medio por segundo según la valoración del entonces alcalde pedáneo D. Vicente Toledo.
En el proyecto y clasificación de vías pecuarias de Alicante indica en este punto la existencia de un abrevadero público.

Las aguas de la mina continúan por el margen izquierdo del barranco durante 184 metros, para pasar al otro lado de la rambla por un acueducto, reanudando su recorrido durante 240 metros mas hacia una balsa.

Acueducto aguas arriba

Frente al acueducto hay una caseta y un pozo con restos de tuberías y maquinaria para elevar agua.

El acueducto de un solo arco tiene unas medidas de 5 metros de luz y 2,60 metros de flecha.

Acueducto aguas abajo
Balsa

Entre el nacimiento y el acueducto hay dos pequeños saltos de agua y zonas pantanosas con carrizo. En uno de estos saltos se advierte una oquedad en la pared semi tapada por unas cañas.
En su interior se pueden ver dos pequeñas galerías en forma de "Y" naturales, pero donde se observa la acción de la mano del hombre.
A escasos metros de la entrada hay ubicados dos pequeños muretes cortándolas transversalmente.
En los dos túneles corren dos pequeños hilillos de agua, contribuyendo al llenado de la poza que hay en el exterior.



Afloramientos de agua en el barranco
No hay restos de tuberías ni canalizaciones para conducir estas aguas, así que, con toda probabilidad sirvieran en el pasado para abrevar el ganado.
Las aguas continúan por el barranco formando un pequeño riachuelo, cruzando el camino del Fardatxo finalizando en un área pantanosa donde crece un cañaveral.


Fuentes Consultadas

- Diario el Semanario Católico (19/06/1899)
- Diario la Voz de Alicante (26/16/1905)
- Archivo Municipal de Alicante

martes, 16 de diciembre de 2014

EL PATRIMONIO HIDRÁULICO DE LA ALCORAYA

Eneida García Garijo sugiere que el topónimo Alcoraya podría tener dos posibles interpretaciones: "pequeña población agrícola" y "centro de la calzada", lo que induce a pensar que en el pasado pudo ser un núcleo importante en una vía de comunicación hasta la capital.
Jesús Moratalla Jávega aporta datos interesantes anotando un asentamiento romano en la partida. En su trabajo revela la ubicación de dos estancias sobre la ladera de una elevación en una zona muy deteriorada por los trabajos agrícolas y por la erosión del terreno.
Hay una construcción hidráulica en forma de pequeños canales realizados con mortero hidráulico sin que se sepa con certeza cual era su finalidad.
Si bien todos estos elementos no coinciden cronológicamente, al menos la cerámica encontrada corresponde al siglo I A.C.
Por los datos aportados por el experto ubico estas construcciones al Norte de la partida, junto a uno de los manantiales que surtían a la vecindad.

Pascual Pardo y Jimeno en su proyecto para la traída de aguas a la Ciudad de Alicante en 1880 describía a La Alcoraya como "una de las más fértiles y pintorescas de esta comarca, agradable por sus aguas y ambiente perfumado por los pinos, romeros y otras yerbas aromáticas de que están poblados aquellos montes, saludable por la pureza de sus vientos debido a la elevación que tiene sobre el nivel del mar, rica por sus producciones agrícolas y por el comercio que los habitantes de aquel punto hacen con la venta de aguas de aquellos cristalinos manantiales a esta población...."

La Alcoraya que se encuentra situada al Noroeste de la capital, esta separada de ésta por una gran franja de terreno completamente deteriorada, causada por los trabajos mineros en la Sierra de Fontcalent y el vertedero de basuras. En ese lugar pasaba el antiguo camino de comunicación entre ambas poblaciones.
La partida a su vez se encuentra fragmentada en sí misma por otras barreras arquitectónicas como la autovía del mediterráneo y las vías del A.V.E.
En los años 70 del pasado siglo XX perdió la riqueza por la cual ha sido famosa la partida: Sus aguas.
Algunos veteranos del lugar aún recuerdan con malhumor como la iniciativa privada les despojó de sus caudales y secó los históricos manantiales.
Este fue un asunto muy espinoso, donde hubieron algo mas que palabras por parte de los vecinos de la pedanía, sobre todo las mujeres, en defensa de lo que con razón consideraban suyo.



Creo que no se ha valorado la importancia que para las ciudades de Alicante y Elche ha tenido la partida que nos ocupa, máxime cuando sus aguas sirvieron para abastecer a esas dos poblaciones durante el último cuarto del siglo XIX y primera mitad del XX.

El tio Pepet. ¡Agua de La Alcoraya!

INFRAESTRUCTURAS HIDRAULICAS

Es triste observar como los elementos hidráulicos diseminados por la vertiente Norte de la Sierra de Las Aguilas están abandonados y olvidados, y como alguno de ellos está completamente arruinado sin que sea posible su recuperación.
En la partida estaban ubicadas las fincas de Mariano Mingot, la de la familia Manero, la Hacienda adquirida en el año 1745 por Juan Bouligny y la finca Los Granados de Luis Martinez Valladares, por citar algunas.
La casa de La Alcoraya cuyos propietarios fueron: La familia Riera, D. Miguel Carratalá y España, D. Julian de Ugarte Palomares, D. José Carlos de Aguilera y de compañías inglesas de aguas, ha sido saqueada y desvalijada, así como la ermita situada a escasos metros de ella.
En sus terrenos estaban los manantiales y buena parte de las obras hidráulicas que vamos a visitar.

La Alcoraya. a la izquierda la tienda de Laura
A la derecha el Bar Central
La Fuente Nueva

Esta situada en un pequeño barranco y también es conocida por la Fuente de La Murtera. Se accede a ella a través de una escalerilla con una verja. Abajo a la izquierda hay una acequia subterránea por donde salían las aguas al exterior. Desde la entrada, una galería abovedada de ladrillo de 1,65 metros de altura por 0,85 metros de anchura y 17 metros de longitud conduce hasta una lumbrera. Bajo el pozo nace una segunda galería de tierras negras en muy mal estado con riesgos de desprendimiento. Este sector tiene 45 metros de longitud.
A 4,5 de la lumbrera hay un muro transversal con una portezuela donde están instaladas las tuberías de hierro.


Al otro lado hay un espacio usado como embalse previo a la salida de las aguas. Desde este lugar hasta el final, hay una galería excavada en la roca viva sin ningún paramento, de una longitud de 60 metros.
Este tramo tiene una altura de 2 metros por 1,50 de anchura.
A nueve metros del final hay una pequeña balsa o alberca para recoger agua que rezumaba de la pared, con unas tuberías instaladas en su interior.

Galería principal de la Fuente Nueva

Por las inmediaciones pueden observarse tuberías de hierro enterradas y restos de canalizaciones.
Unos metros por encima de la bocamina hay una balsa de 13 x 11 metros. Posiblemente sirviera para embalsar aguas procedentes de la Font Vella, ya que está situada a un nivel inferior del nacimiento, o bien, para recoger aguas pluviales de la sierra por el sistema de boqueras.



La Fuente Vieja.

Esta situada en la ladera de un barranco a un nivel superior que la anterior. Los derrumbes han taponado la entrada que en su día estuvo cerrada con una reja. Tiene una longitud total actual de 53 metros y está en muy mal estado. Desde la bocamina la galería avanza por un tramo de 22,50 metros donde los hastiales de la mina se han desprendido con riesgo de hundimiento. Transcurrida esa distancia hay una lumbrera a la derecha. La mina vira a la izquierda y recorre un espacio de 31 metros.

Fuente Vieja o Enriqueta

La documentación consultada nos informa que en origen tenía una longitud de 338 metros con lumbreras en su recorrido. En la actualidad un derrumbe impide su continuidad.
El aspecto de la galería es fruto de los trabajos llevados a cabo en los años 70. Las paredes están revestidas de ladrillo y enlucidas con yeso.
En el suelo hay una acequia por cuyo interior circula una tubería de hierro y tapada por losas de piedra sobre la cual se camina.

Fotografía realizada al interior del canal

La galería bordea una barrancada de tierras yesosas e inestables. Esta rambla finaliza aguas arriba en un imponente murallón de roca donde hay ubicada una de estas lumbreras y donde, atendiendo al plano de demarcación, vira en ángulo recto a la izquierda donde finaliza a escasos metros.

Lumbrera de la mina Enriqueta

Justo encima de la galería, a corta distancia del pozo hay una balsa de 5,80 x 4,20 metros, revestida en su interior por un paramento hidráulico de color bermellón. La entrada del agua está ubicada en su vertiente occidental. Su función sería recoger aguas de escorrentía por boqueras protegiendo así la lumbrera y la galería.

Balsa situada encima de la mina Enriqueta

La Fuente Vieja también es conocida por la Mina Enriqueta. Nombre con el que fue renombrada desde que D. José Carlos de Aguilera comprara la propiedad para conducir el agua a Alicante, posiblemente en honor a su esposa Dña Enriqueta Waring y Hernandez de Tejada.
La mina fue demarcada en Febrero de 1881 y en el plano se refleja las trayectorias de la mina Enriqueta con el camino del agua hacia el lavadero y la balsa y Las Murteras.
El agua, una vez en el exterior, iba dirigida a cuatro edificaciones alineadas entre sí.
En primer lugar, hacia unos pequeños depósitos o balsas adosadas, revestidas en su interior de un enlucido hidráulico. Dada la tipología de la construcción se puede asegurar que era en este lugar donde estaba el surtidor para abastecimiento a la partida y carga de cántaros para los carruajes.
Sus medidas interiores son: 2,53 x 2,30 metros la primera y 1,67 x 1,59 la segunda.
Ambas se comunicaban por una abertura donde iba ubicada una tubería de hierro.
Los dos depósitos desagüaban por unas tuberías en su vertiente oriental.



Justo al lado, a un nivel inferior hay otro edificio. En su lado Norte se observa una acequia, cuyas aguas eran depositadas en su interior.
A continuación se encuentra el lavadero, hoy completamente arruinado, de idéntico modo que las construcciones precedentes. El edificio tiene unas medidas de 12 metros y 78 centímetros de longitud por 6 metros y 84 centímetros de latitud.
Se puede apreciar las dos hileras enfrentadas de piedras inclinadas para lavar la ropa.

Lavaderos de La Alcoraya
fotografia: Juan Antonio Berenguer

Lavaderos en la actualidad en estado ruinoso

Siguiendo una línea descendente hay una balsa cuadrada de 11,5 metros de lado y 1 metro y 71 centímetros de fondo.

Balsa para almacenar aguas de la Fuente Vieja
Por último, a una distancia de 198 metros hay una balsa situada en el huerto de palmeras abandonado con unas proporciones de 17 x 10 metros.
No he encontrado una aclaración sólida por parte de los vecinos sobre este elemento, pero es posible que se usase como primer depósito cuando el Marqués de Benalúa llevó las aguas a Alicante.



La Fuente de Los Granados

Esta situada a espaldas de la finca del mismo nombre y era de propiedad privada para riego de la hacienda y predios colindantes.
En sus tierras hubieron plantaciones de claveles de una Sociedad denominada "Flor Alicante". La firma fue disuelta en 1987. Sobre el terreno aún quedan señales del cultivo y de invernaderos.
Aquí se observan dos excavaciones cuyas aguas procedían del mismo venero.
Una mas antigua, cuyas aguas salían al exterior por una mina hoy derruida. Y otra posterior, excavada a un nivel inferior a consecuencia de la disminución del nivel freático de las aguas, según D. Victor Alvarez, actual propietario de Los Granados.

Restos de la mina antigua de Los Granados

De la primera aún se observa un tramo de galería colmatada y restos de la tubería semienterrada hacia una balsa invadida de matorrales de 11 x 11 metros
A mitad de camino se observa una estructura de difícil interpretación que bien podría ser un lavadero.
De este embalse sale una cañería hacia otro estanque de dimensiones reducidas, casi invisible, pero que conserva un enlucido hidráulico en sus paredes.

Tubería de la mina antigua

Canalización de la mina antigua de Los Granados

Los restos de la segunda mina son mas evidentes. La galería está protegida por una reja y llena de lodos. El agua iba dirigida a una caseta lavadero hasta una balsa de 13 x 13 metros.

Acequia y caseta lavadero

Interior del lavadero

De la esquina mas meridional nace una acequia honda tapada con grandes losas de piedra de agua para riego.

Mina de Los Granados. Fotografía realizada desde la verja de hierro
que la protege

Entre la bocamina y el lavadero hay también un elemento destruido que podría ser un surtidor para dispensar agua potable, ya que este también fue un puesto de suministro.
En la prensa del año 1910 viene reflejada la noticia del acarreo de aguas hacia Alicante procedente de la mina de Los Granados con un cartel anuncio de "Aguas de La Alcoraya", para garantizar así su procedencia y salubridad.
En esos años el propietario de la finca era D. Luis Martinez de Tejada Nadales.
Del mismo modo unos años después, en 1928, fue desestimada una solicitud del Sr Tejada para establecer un kiosko en la ciudad para la venta.
En este punto protegiendo una tubería de hierro hay una fecha grabada en el cemento indicando el año 1934.

Balsa y lavadero de Los Granados

Fuente del Barranquet o Fuente de La Alcoraya

La Fuente del Barranquet como su nombre indica está situada en una pequeña rambla y su construcción es posterior a las anteriormente analizadas.
Con ese nombre es como la denominan algunos de las personas entrevistadas, sin embargo en algunos planos figura como Font de La Alcoraya.
Consta de dos elementos de factura reciente. No existe uniformidad de criterios por parte de los vecinos sobre la cronología de las construcciones, pero se puede afirmar que fueron levantadas en los años 40 del siglo XX.



En lo alto de la pequeña rambla se levanta una estructura semi curva y en su interior hay una llave de paso. Unas escalerillas caen hasta el lecho del barranco para que el encargado accediera al mecanismo. Unos metros aguas abajo hay un pequeño depósito cerrado con un surtidor.
Esta estructura no ha escapado a las hazañas de los vándalos y en la segunda visita efectuada al paraje observé que la bóveda que lo cubre estaba rota y el surtidor desaparecido.

Depósito y surtidor
El agua se tomaba de la cañería que suministraba a Elche que pasaba justo por este lugar. D. Jesús García, dueño de los terrenos colindantes me mostró trozos de la tubería enterrada por sus tierras, así como una caseta con un grifo de su propiedad.
El encargado del reparto era D. Manuel Bernabeu o "Manolo el Angelillo" como era conocido por los vecinos.

D. Manuel Bernabeu "El Angelillo"
(Cortesía de Juan Antonio Berenguer)

El pago se realizaba en la casa de D. Pascual Pastor García conocido por "Pascual el Cuto". Esta es la antigua casa de Manero.
Los vecinos y carros accedían al surtidor por el mismo lecho de la rambla y a la vuelta pasaban por la casa de el Cuto para abonar los cántaros.

Recibo firmado Por Manolo El Angelillo
(Fotografía cortesía de Juan Antonio Berenguer)


Conducción de aguas entre Los Granados y Lo Boligni


Casa Lo Boligni "San Isidro"
(Cortesía de Juan Antonio Berenguer)

El 4 de Julio de 1911 D. Luis Martinez de Tejada eleva una solicitud donde expone:
"Que necesitando dar paso a unas aguas que en su finca de su propiedad titulada Los Granados ha encontrado en cantidad excesiva para su riego y llevar las restantes a veneficiar a su otra finca titulada Lo Bolini (hoy San Isidro), ambas enclavadas en la partida de La Alcoraya...
Y para esto la cañería... ha de pasar, al salir de la mencionada finca Los Granados por las tierras de D. Vicente Fariner, la hera de las casas de D. Juan Ramos, el camino del Figueralet y atravesar el camino del Fardatxo para entrar en la otra finca de Lo Bolini..."
El 23 del mes siguiente fue aprobada la petición del Sr Martinez.

Aún quedan restos del acueducto y de la balsa.
El embalse es cuadrado con unas medidas de 10 x 10 metros. Por su esquina noroccidental arriba la tubería procedente de Los Granados.


Acueducto y balsa en las proximidades de Lo Boligni

La histórica Hacienda de lo Boligni fue adquirida por Juan Bouligny y su esposa María al precio de 3.000 libras y constaba de "80 jornales de tierra plantados de viña, árboles y tierra campa, con su casa, cubo, fuente de agua viva y balsas incluyendo todos los arreos de hacer y fabricar vino, de labrar y demás".
La intención del matrimonio era establecer un Mayorazgo y para ello compraron sucesivamente varias fincas mas en la partida para aumentar su territorio.
En 1758 la extensión de la finca era de 186 jornales de superficie suponiendo un desembolso de 5.625 libras.
En la hacienda viviría el hijo mayor José, haciéndose cargo de la explotación agrícola. En sus terrenos nacía la Fuente de Beviá. En el año 1776 a raíz de las intensas lluvias que hicieron brotar con fuerza las aguas, produjo tanto gozo en José Bouligny  que escribió en una columna una cita:
"En el año 1766 salió la fuente y llegó a regar el huerto y las viñas de casa el día 15 de Septiembre y permaneció hasta el 31 de Enero de 1777".
En el año 1845 la finca tuvo que sacarse en pública subasta siendo adquirida por D. Baltasar Martinez de Tejada, caballero de la orden de Carlos III, por un precio inferior al de tasación.
Por interesante este dato no he querido pasarlo por alto.
En la actualidad las dos fincas mencionadas pertenecen a los herederos del Sr Tejada.



Hacia el Este estaba situada la Casa Vella propiedad de la familia al lado de una cañada. La vivienda ha sido recientemente derribada pero conserva un aljibe de agua de lluvia sorprendentemente en buen estado.

Los Depósitos de La Alcoraya

Los depósitos son la única estructura antigua que permanece en uso. En la actualidad pertenece a la Sociedad de Aguas de Alicante.
Fueron construidos en el paraje denominado "Salto del Lobo" en los terrenos de D. Jose Carlos de Aguilera y Aguilera bajo la inspección del Ingeniero inglés D. Eduardo Manby. Los trabajos se realizaron a nombre de la Compañía "The Alicante Water Works Limited", propietaria de los manantiales y conducciones realizadas por el Sr Aguilera en 1881. El contratista fue D. Eduardo Jenquel.

Depósitos de La Alcoraya

ABASTECIMIENTO A LAS CIUDADES DE ALICANTE Y ELCHE

Muchos vecinos veteranos de la pedanía recuerdan como sus padres y abuelos realizaban el viaje desde los manantiales citados hasta la Ciudad de Alicante, por el camino entre la sierras Mediana y Foncalent.
En el año 1880 el Ingeniero D. Pascual Pardo y Jimeno elaboró el proyecto para conducir las aguas hasta la capital, promovido por D. Jose Carlos de Aguilera (Marqués de Benalúa).
Para ello compró terrenos en la citada partida de La Alcoraya, Fontcalent, paraje El Toll y otras tierras en el Barranco de las Ovejas para llevar a cabo su proyecto.
En 1883 cedió sus derechos a la Compañía inglesa "The Alicante Water Works Limited" en una acción no exenta de polémica en su día, cuya finalidad era mejorar los acueductos y el servicio a la ciudadanía de Alicante.

The National Archives

En 1886 la cañería principal discurría por "La Alameda, calle y Plaza de San Francisco, calle Castaños, Plaza de la Constitución, Paseo Mendez Núñez, calle Victoria, calle Mayor, San Agustín, Quijano, Liorna, Luchana y Explanada, hasta la estación de Alicante a Murcia." 
Las tuberías de hierro fundido eran de la empresa de D. Emilio Festugiere.
El servicio finalizó en 1899 cuando el Ayuntamiento firmó el abastecimiento con la Sociedad Aguas de Sax.
Aún así durante las dos primeras décadas del siglo XX se continuó llevando agua a la capital en carros asegurando ser de mejor calidad que aquellas.
No hay vestigios del paso del agua. Solamente quedan en pie los muros sobre los que iba apoyada la cañería de hierro y una caseta en ruinas en las estribaciones de la Sierra Mediana.

Finalizada la concesión en Alicante se proyectó entonces la conducción de las aguas a la Ciudad de Elche por la Compañía "The Elche Waterworks Company".

The National Archives

El Ingeniero que redactó la memoria fue D. Manuel Chápuli Guardiola.
La intención primera de la Sociedad era conducir las aguas "a un gran depósito construido en el partido de Artabix del término municipal de Elche para dedicarlas al riego de las tierras inmediatas y tal vez también, si el caudal de las mismas lo permite, al abastecimiento de dicha población".
El proyecto consideraba como "principal el establecimiento de riegos y el del abastecimiento del consumo público de la población como secundario o accesorio y eventual y que por consiguiente no ha de realizarse mas que en el caso probable de que el caudal de aguas sea bastante para ello".

Las aguas llegarían hasta la población para consumo humano y la instalación de varias fuentes por la Ciudad.
Según el proyecto la conducción en Elche pasaba por el caño o alcantarilla del Ferrocarril de Alicante a Murcia en el Kilómetro 20, junto al paso de nivel del camino de las Pedreras, mediante una tubería de 10 centímetros de diámetro interior y cubierta de hormigón hidráulico. Este paso servía para la conducción de las aguas del pantano.
Cruzaba la carretera del Alto de las Atalayas a Murcia por el interior de la población en los puntos siguientes:
"de la calle Puente Ortices a la del teatro atravesándola; de la Calle Cánovas del Castillo o Ancha a la Corredera atravesándola y siguiendo por el lado Sur en toda su extensión hasta las cuatro esquinas que forman en dicha calle las de la Victoria y de Aureliano Ibarra atravesándola también en dicho punto de las cuatro esquinas y siguiendo un ramal por el lado Sur hasta la plaza de la Constitución, donde la atraviesa otra desde el arco de la Casa Ayuntamiento a la calle del Carmen y por último en toda la extensión del puente llamado de la Virgen."

Recorte del plano de distribución
Por otra parte el proyecto refleja la necesidad de cruzar la cañería la carretera de Ocaña en el Km 399 por las tierras de Ramón Roselló y Vicente Pérez.

Plano de Manuel Chápuli Guardiola
---------------

Este artículo trata de mostrar para que no quede en el olvido, la importancia que tuvieron en el pasado estas obras, que no solo beneficiaron a los vecinos de la partida sino también a poblaciones distantes como Alicante y Elche.
Proyectos que los cronistas han relevado a un segundo término en detrimento de otros, como puede ser el Canal del Cid en Alicante o las aguas de Barrenas en el caso de Elche.

Las obras hidráulicas aqui expuestas son las mas importantes aunque no las únicas. E. Garcia menciona la existencia de azudes en la zona en 1428, y dos acueductos medievales desaparecidos en la riada de 1982.


Fuentes Consultadas
 - La Alcoraya. un espacio histórico, agrícola y vial. Eneida Garcia Garijo.
- Organización del territorio y modelos de poblamiento en la contestanía ibérica. Jesús Moratalla Jávega.
- Proyecto de traída de agua de La Alcoraya a Alicante. Pascual Pardo y Jimeno.
- Conducción de las Aguas de La Alcoraya a Elche. Manuel Chápuli Guardiola
- Francisco Bouligny un alicantino en la colonización de Lusiana. Remedios Palencia Pérez.
- Comerciantes extranjeros en Alicante. Vicente Seguí Romá.
- Solicitud de D. Luis Martinez de Tejada para conducir aguas a Lo Boligni. A.M.A
- Plano de demarcación de la Mina Enriqueta.

Agrademientos:

D. Jesús García. Vecino de La Alcoraya por sus conocimientos y acompañamiento por sus tierras mostrando la cañería de hierro fundido de la conducción de Elche.
Dña Angelines. Hija de Pascual Pastor (El Cuto) por sus aclaraciones sobre la fuente del barranquet.
Dña Josefina Bernabeu, D. José Berenguer y D. Juan Antonio Berenguer. Hija, yerno y nieto del Sr. Manuel "El Angelillo", por la hospitalidad en su casa, donde aclararon todas mis dudas sobre el funcionamiento y el trabajo de Manuel. 
Victor Alvarez. Propietario Finca Los Granados
Rosa Tormo. Por su investigación presencial en los Archivos Nacionales en Londres.


sábado, 6 de diciembre de 2014

POZO DEL FARALLON


Todo hace indicar que desde que se abandonaron estas explotaciones mineras, nadie ha vuelto a internarse en ellas.
El equipo compuesto de tres miembros instalamos el material y descendemos por vez primera desde que cesaron los trabajos.

Se trata de un pozo-sima excavado para la extracción de mineral de ocre en el siglo XIX. Con el paso de los años, como se puede comprobar, ha sido utilizado como vertedero de escombros.
La cavidad se encuentra en la vertiente Sur de la Loma del Sabinar en término Municipal de Muchamiel, partida del Tossal Redó, rodeado de gran cantidad de excavaciones con el mismo fin.
Click en el enlace: Minas de ocre de Muchamiel y San Vicente del Raspeig

Descripción de la cavidad

La abertura en el suelo tiene unas medidas de 118 cms por 135 cms que fue por la que el equipo accedió. Existe otra unos metros arriba que comunica también con la cavidad.


Anclajes en la cabecera del pozo
Bocamina desde el descenso

Desde la entrada hay una caída en volado de 15 metros. En la pared de la izquierda hay un muro de piedra en seco de 3.80 metros de altura y de 2.40 metros de ancho, medida de la sala en este sector.
En las paredes se observan concreciones calcáreas ya secas y en el suelo escombros procedentes de las actividades mineras.


Encontramos una moto hecha añicos desperdigada por el suelo que antes de subir a la superficie recompusimos y la dejamos apoyada en la pared.
Unos metros a la derecha se observa en lo alto la segunda entrada con un gran bloque de piedra encajada entre las paredes. Esta oquedad abierta en la superficie con forma de ataúd posiblemente sirviera en el pasado para sacar escombros y mineral.
Detrás de una roca hay un pequeño pozo al cual accedimos haciendo una instalación sobre la misma peña.


En el foso hay restos de muros de piedras casi derruidos y que evitamos tocar. Subimos por otro murete salvando otra roca por su izquierda donde hay un acceso a través de unas piedras "movibles" y por lo tanto inestables, apoyadas unas sobre otras, procedentes de un desprendimiento.
Como la curiosidad es casi siempre enemiga de la prudencia accedimos completamente tumbados, arrastrándonos, evitando rozar el techo.
Entramos en una pequeña sala con restos de muros de piedra. Desde aquí continua la perforación a través de una galería con la anchura del cuerpo de un hombre o de un "niño", en busca de la veta donde estaba ubicado el mineral, hasta que finaliza bruscamente sin otra salida.

Imagen de la galería en este sector
Este es un claro ejemplo de la forma de trabajar en este tipo de explotaciones; se excavaba lo justo siguiendo el filón a través de una estrecha galería sin ningún tipo de paramento ni refuerzos para asegurar la excavación y cuando la extracción era pobre se abandonaba y se continuaba en otro lugar

Marcas de las picoletas de los mineros

En este lado se observa sobre todo en el techo y en algunas oquedades de las paredes, las marcas de las picoletas sobre el mineral aún fresco.
Por último ascendiendo por la cuerda hacia el exterior encontramos un candil de aceite oculto en el saliente de una roca.

Moto
La siguiente ilustración elaborada por el espeleólogo y miembro del equipo Vicente Clarió refleja a la perfección la orografia del lugar explorado.