miércoles, 23 de noviembre de 2016

ALICANTE Y EL AGUA DE NORMANDY

En la prensa nacional de Abril de 1852 figura varios artículos donde se da a conocer el invento de una máquina que convierte el agua de mar en agua potable:
"El Sr Normandy ha inventado un aparato sencillo y poco voluminoso, con el cual, sin gran costo de combustible, extrae del agua del mar, según afirma, gran cantidad de agua potable... Consiste el aparato en una serie de discos sobrepuestos unos a otros y que se comunican entre sí, mediante una especie de canal en círculos concéntricos puestos en un baño de vapor, cuya presión es poco mayor que la atmosférica. El agua del mar circula por estos canales calentados con el vapor, mezclándose después con el aire atmosférico conducido por un tubo que comunica con la atmósfera, se condensa en fin en agua dulce, perfectamente aireada, y llega a un resfriador que tambien está en comunicación con la atmósfera. Este método parece mas fácil y económico, que cuantos hasta ahora se han inventado al efecto".


NORMANDY´S PATENT MARINE AERATED FRESH WATER COMPANY

Alphonse René le Mire de Normandy fue un químico francés afincado en Inglaterra, autor de varios libros sobre química, y patentes para mejora de una amplia variedad de alimentos, incluido el desarrollo de un aparato para convertir el agua de mar en agua potable.
En el año 1851 patentó un aparato para la desalinización de agua de mar, invento que dio lugar a la formación en 1856 de la Compañía "Normany & Co".
Posteriormente el Sr Normandy registró su firma bajo el nombre "Normandy's Patent Marine Aerated Fresh Water Company", donde elaboró un folleto informativo sobre el éxito de su tecnología en varios puntos del mundo, suministrando barcos y fortalezas aisladas de Estados Unidos y otras partes del globo. Por ello la empresa fue premiada en la Exposición Internacional de 1862.

Alphonse René le Mire de Normandy


Alphonse René falleció en 1864 a la edad de 55 años. En su vida fue miembro de varias sociedades y autor además de varios libros de texto y de análisis químico sobre la adulteración alimentaria. Fue solicitado como perito en varias ocasiones en la Cámara de los Comunes y presentó una propuesta para depurar el agua del Támesis con carbón activado, proyecto que finalmente no fue aceptado. 
Tras su muerte la empresa fue regentada por sus tres hijos, cuya dirección recayó en el mayor, Alphonse Louis. Años mas tarde el menor de los tres, Frank, dirigió la empresa alcanzando un notable prestigio.
A finales del siglo XIX los principales constructores de maquinas depuradoras eran empresas inglesas como : John Kirkaldy, A. M. Perkins, Aereated Fresh Water Co, J.J. Royle, Smilie & Robertson, siendo la mas destacada la de Frank Normandy.
El Sr Normandy publico en el año 1909 una prestigiosa obra titulada: "Practical Manual for destillation of sea water"

Grace´s guide to british industrial history


UN PROYECTO INNOVADOR PARA ALICANTE

La escasez y la dudosa potabilidad de las aguas ha sido un mal endémico que ha afectado a la Ciudad de Alicante en toda su historia.
En el año 1875 el Arquitecto José Guardiola Pico elabora un dictámen sobre las aguas de Casa Blanca, Valladolid y Nuestra Señora de los Remedios, dejando constancia sobre el mal estado de los acueductos y el exiguo caudal de agua aflorada.
Dos años mas tarde la situación era dramática ya que según un informe de la Comisión de aguas "el caudal de aguas que surte a la Ciudad viene perdiéndose de día en día, hasta el punto de que se ha perdido por completo el primitivo, y que hoy se surte la ciudad sola y exclusivamente de dos norias abiertas recientemente, y cuya agua, en cantidad de 104 metros diarios, única que se posee, se saca por medio de dos aparatos movidos por dos caballerías... Es urgente la adopción de medidas radicales para evitar este estado tristísimo y deplorable...".
El Ayuntamiento de Alicante se mostraba incapaz por si mismo para resolver el problema y autorizó la apertura de pozos y la continuidad del pozo artesiano de Alfonso Richart en Los Angeles; se desestimaron varias propuestas de particulares; no fructificaron los intentos de traer agua de Almansa y Villena; se intentó la cesión de derechos de la Sociedad del Canal de Alicante para el suministro, o la aceptación de las aguas que proyectaba Salvador Perez Llácer desde Torremanzanas.

El día 2 de Agosto de 1879 D. Julio Pillet y Blanch, representante comercial del Ferrocarril, publica una carta en el diario El Graduador con el objeto de poner en antecedentes referentes al proyecto de instalación de una máquina que convertía el agua del mar en agua potable.
En la misiva el Sr Pillet dice haber establecido un acuerdo con la Empresa sita en Londres, "Normandy y Compañía" para el envío de una de las máquinas destiladoras, de las más pequeñas. "con el objeto de proceder a un ensayo práctico de la conversión del agua del mar en agua potable, tan clara, cristalina y agradable al paladar, como la mejor de los mejores manantiales conocidos".
Al final de la carta incluye el resultado del análisis de los Doctores Enrique M. Noad y Enrique Seheby, ambos Químicos y Doctores en medicina:
"Encuentro esta agua absolutamente libre de materia orgánica... la hallo también brillante sin calor, bien aireada y agradable...considero que esta agua es completamente igual, y por su absoluta carencia de materia orgánica, superior a la que se obtiene de los mas puros manantiales naturales".

El 24 de Julio se hizo el pedido de una máquina depuradora para hacer una demostración de su funcionamiento y presentación al pueblo. La prueba estaba prevista para el siguiente 11 de Septiembre.
El 28 de Agosto llegó Alphonse Louis Normandy, propietario de la fábrica, para asistir a la prueba. Próximamente llegaría la máquina a bordo del vapor "Pinzón".
La máquina se instaló en las posesiones del Brigadier Dionisio Mancha y Uriel en La Cantera. Ese mismo día se presentó el proyecto que llevarían a cabo el mismo Sr. Pillet junto con D. Manuel Ruiz Carratalá y D. Dionisio Mancha. (Estos señores no se establecieron como Sociedad)
Unos meses antes el Sr Mancha firmó un convenio con el Ayuntamiento para dotar de aguas pluviales a la Ciudad, aguas embalsadas en tres depósitos que fueron reutilizados para las aguas depuradas del mar.

Chalet de Dionisio Mancha
(Archivo Municipal de Alicante)

El 11 de Septiembre de 1879 D. Manuel Ruiz Carratalá publica el proyecto para la aprobación del Ayuntamiento como sigue:
"Para obtener 6000 cántaros diarios de agua destilada con las máquinas Normandy y Compañía se necesita invertir un capital de 700.000 reales distribuidos entre el coste de dos máquinas que produzcan 3.000 cántaros diarios cada una, transporte, derechos y gastos de instalación, privilegio, tubería de hierro, fuentes, etc.
Esta suma capitalizada para su amortización en diez años, al módico interés del cinco por ciento anual, representa 1.000.000 rs.
ahora bien: la petición del exponente se limita a asegurar el 36 por ciento del capital, esto es, a reclamar a V.E una subvención de 36.000 reales anuales, pues de otro sería temeraria esta empresa arriesgar un tan importante capital. En cambio el que suscribe se obliga a surtir de aguas potables a la población, en la cantidad bastante que requiera la venta pública, mediante el abono de veinte y cinco céntimos de real por cada cántaro de diez litros.
Además en el término de tres meses, a contar desde la fecha en que sea aceptada esta proposición, quedarán establecidas tres fuentes en la parte baja de la Ciudad, en los puntos que designe el Municipio, entendiéndose que una de ellas se ha de colocar en el puerto: estas fuentes darán a la venta pública 2.000 cántaros de 10 litros cada uno, oséa un total de 6.000 cántaros diarios. Si en el verano próximo o en cualquiera otra época, las necesidades del consumo lo exigiesen, se aumentará la producción en las proporciones convenientes, adquiriendo al efecto las máquinas que sean precisas, sin que por estos nuevos gastos tenga el exponente derecho a mayor subvención que la antes expresada. En garantía del escrupuloso cumplimiento que por parte del exponente se ha de dar a lo convenido, se obliga a tener siempre a disposición del público en uno de los aljibes de la cantera, 40.000 cántaros de agua en buenas condiciones para el consumo".


DICTAMEN DE LA COMISIÓN DE AGUAS

"La Comisión de Aguas estima que podrían obtenerse 60.000 litros de agua diarios repartidos entre los habitantes del pueblo y la población flotante del puerto, resultando de un litro y medio a dos litros por habitante, cantidad insuficiente siquiera para beber.
Que el agua se vendería a un precio de 29 céntimos el cántaro de 11 litros y medio en las fuentes y a 41 céntimos de real el precio de agua a domicilio.
Queda demostrado que las aguas son insuficientes para saciar la sed del vecindario y su precio no está al alcance de todas las clases de la sociedad. Por este motivo la comisión se pregunta si esta cuestión no es razón mas que suficiente para que el Ayuntamiento declare no procedente la subvención del Sr Carratalá.
Así mismo la Comisión en su informe declara que el exponente no manifiesta de una manera explicita el tiempo por el que se le ha de hacer la concesión, creyendo necesario recordar que solo puede hacer hasta que se realice otro proyecto definitivo de abastecimiento a la población.
La Comisión dictamina que el Ayuntamiento debe remover los obstáculos que puedan oponerse al emplazamiento de las máquinas, tuberías y fuentes; y que debe autorizarse dichas obras, así como la venta de dichas aguas en las condiciones que se proponen mientras no esté la población abastecida de aguas potables".

El Ayuntamiento de Alicante acordó conceder la subvención al Sr Carratalá para la ejecución de su propuesta reiterando la resolución de la comisión "que debe obligarse el Ayuntamiento a remover los obstáculos que puedan oponerse al emplazamiento de las máquinas, tuberías y fuentes.... mientras no esté definitivamente abastecida la población de aguas potables...".

CONDICIONES DEL SUMINISTRO

Diario La Unión Democrática

Este proyecto no tuvo inconvenientes y fue apoyado por los prohombres de la ciudad. El ensayo de la máquina Normandy se realizó en un edificio anexo donde estaba instalada la máquina y se improvisó un banquete donde se dieron cita el Sr Brigadier Dionisio Mancha, el Sr D. Julio Pillet y el Sr Ruiz Carratalá. Este último leyó el resultado del análisis del agua efectuado por el eminente Doctor Soler.
El Sr Soler dio un discurso elogiando la perfección de la máquina, brindando por el Sr Normandy, arrancando los aplausos del público.
Asistió el Gobernador de la Provincia junto con el Sr Bueno, Alcalde de Alicante, presidiendo el banquete, y D. Eleuterio Maisonnave acompañados además de otros ilustres personajes amenizados por la banda de música de la Beneficencia.

El Doctor D. José Soler y Sánchez corroboró los análisis efectuados por los doctores ingleses arriba mencionados y emitiendo su dictámen:

Su grado hidrotimétrico es 5º
Un litro de agua contiene 0,085 gramos de sustancias minerales
Esta exenta de materia orgánica
Contiene 17,78 c.c de aire por litro de agua
No consta la disolución del jabón
Es clara, diáfana, incolora y transparente.

Por cuyos caracteres debe ser considerada como EMINENTEMENTE POTABLE.


La prensa elogiaba sobremanera el artilugio sin poner ningún inconveniente al invento, comunicando que la máquina venía avalada por el éxito en el extranjero. Así el diario La Unión Democrática de 14 de Septiembre de 1879 dice:
"... su empleo se va generalizando por todo el mundo; en Londres, las personas más delicadas consumen el agua producida por las máquinas Normandy; en Bristhon y Croydon sucede lo propio; en la isla de Malta, en Aden (Mar Rojo), en Aquique (América del Sur), las Islas de Galápagos, en la Isla de la Asunción (Pacífico), en Cape, Grast, Castle (Africa del Sur), en Flushing de Holanda, en Hiligoland del Báltico, en las islas de Cabo Verde, en los faros del mar Rojo y en el Hospital Victoria de Canal de Suez, no se emplean para beber otras aguas que las producidas por las destiladoras Normandy.
¿Qué razón hay, pues, para que en Alicante y otros pueblos de España necesitados de aguas potables no se aprovechen de tan prodigioso invento?... ¡Dejémonos pues de preocupaciones vulgares, y marchemos con los adelantos del siglo XIX!".

Las máquinas destiladoras de Normandy también eran instaladas a bordo de barcos, como por ejemplo la ubicada en el "cañonero torpedero Nueva España", buque de la Marina de guerra española, fabricado en el Arsenal de la Carraca en Cádiz, y botado el 8 de Noviembre de 1889 y destinado a prestar servicio en Cuba.
En Junio de 1880 el vapor de guerra "Isabel La Católica" fondeado en el Puerto de Alicante adquirió cinco mil cántaros de agua para completar sus aljibes procedente de la máquina Normandy recién instalada en La Cantera.

The Engineer 13/07/1883

En el Pleno del Ayuntamiento de 26 de Septiembre se dio cuenta de los informes emitidos por los médicos D. Remigio Sebastiá, D. Vicente Navarro y D. Evaristo Manero acerca del análisis por ellos efectuado, declarándolas como "potables, no deben ser nocivas, pero que debe ser confirmado por la experiencia en el uso de las mismas".

En Octubre el Sr Ruiz Carratalá publica la carta enviada al Gobernador en el diario El Graduador con el dictámen de los facultativos Manuel Ausó y Arenas, Juan Bautista Chápuli, Matías Domenech y Vicente Seguí, donde manifestaban que las aguas "son agradables al paladar y pasan desapercibidas al olfato; que no producen peso en el estómago; que contribuyen a la buena digestión de los alimentos; y por último, que cuecen bien pronto las legumbres y las carnes. De los datos anteriores se deducen dos conclusiones importantes 1ª Que estas aguas reúnen todas las condiciones y principios salutíferos que corresponden a las potables. 2ª Que estan exentas de sustancias nocivas que impurifican dicho líquido.... Por todo lo expuesto consideramos a las aguas del mar destiladas por las máquinas Normandy como potables y de excelentes condiciones para el consumo público".

Breve explicación del proceso de destilación
(El Constitucional 13-09-1879)

EJECUCIÓN DEL PROYECTO NORMANDY

La patente de la máquina que se instaló en Alicante estaba en posesión de un ciudadano de Londres llamado Heriberto Carey Howes Mc Crea, donada por S.M el Rey Alfonso XII por un espacio de 5 años.
A finales de Septiembre el Sr Carey traspasó la licencia al Sr Ruiz para "fijar, establecer, y explotar las máquinas que se construyan por A. Normandy Stilwell y Cª... en un radio de once kilómetros y ciento cuarenta y cinco metros en linea recta de la Casa Consistorial... por la cantidad de 16.000 pesetas para la instalación de una máquina que produzca 6.000 galones de agua potable cada día...".

A Finales de Enero de 1880 quedó instalada la máquina con resultado satisfactorio. Y a últimos de Marzo llegó a bordo del vapor "Luis de Cuadra" la tubería de hierro sistema petit para la conducción de las aguas desde La Cantera hasta las fuentes.
El día 1 de Abril el Sr Ruiz solicita autorización para abrir la zanja para la colocación de la tubería a espera de la llegada de las tres fuentes construidas y procedentes de Inglaterra.

Diario La Provincia

Las tuberías dentro de la población debían ir por las Calles de la Aduana, Plaza de Alfonso XII, Calle de la Princesa y Plaza de la Constitución; así como la colocación de una fuente en la Plaza de Alfonso XII y otra en la esquina S.E de la Plaza de la Constitución.
El 9 de Marzo de ese mes comienza a extenderse la cañería avanzando con rapidez su ejecución.
D. Manuel Ruiz Carratalá da a conocer el primero de Mayo la apertura para la suscripción de abonos para el servicio de agua a domicilio bajo las siguientes condiciones:

-El precio será de 10 céntimos de peseta por cántaro de diez litros.
-El importe de los abonos se cobrarán semanalmente.
-Limitada por ahora la producción del agua Normandy a unos 3.000 cántaros diarios, los pedidos de abono serán servicos por orden riguroso de la fecha de suscripción.

Los interesados debían dirigirse a la Calle Gravina 14 y 16

Diario La Unión Democrática

A principios de Junio quedó terminada la instalación de las fuentes de la Plaza de la Constitución y Plaza del Mar o Alfonso XII. Mientras tanto se seguía suministrando agua desde el antiguo aljibe ubicado desde ésta última.
En esas fechas Dionisio Mancha arrienda a Manuel Ruiz "tres algibes que existen en el edificio denominada La Británica... con sus vesantes correspondientes y el agua pluvial que existe y se recoja en dichos algibes o depóstios y la bomba de servicio de los indicados algibes; todo el terreno que D. Manuel Ruiz Carratalá necesite al Este y Sur de los expresados algibes pra establecer todas las máquinas que tenga por conveniente para convertir en aguas potables, las aguas del mar; un almacén depósito de carbón para alimentar dichas máquinas...;todo el terreno quesa necesario a la parte Sur y Oeste para colocar cañerías...; y una casa habitación inmediata..; todo por el tiempo que lo necesite Manuel Ruiz Carratalá... por un precio de 3.000 cada año...".
El 21 de ese mismo mes se inauguró el servicio a domicilio teniendo gran acogida; como consecuencia de ello se tuvo que duplicar el número de carruajes para atender a la demanda.


La máquina fue un éxito y nadie puso en duda la calidad de las aguas. El diario "El constitucional" de 23 de Junio de 1881 en un extenso artículo dice en uno de sus párrafo:
"En sierra Itana, a una considerable altura, brota la fuente de las siete piedras, rodeada de tomillos y de rudas, de romeros y salvias que hacen el papel de mimbre, retratándose en aquellas linfas hermosas y no difiere la calidad ni la esencia de aquellas aguas de las que produce por medio del artificio mas ingenioso la máquina Normandy".

A finales de Octubre se abrieron las fuentes para el suministro del agua de Normandy.

-----------------

CESE DEL SERVICIO

La Ciudad de Alicante pronto dejó de tomar aguas desaladas del mar, porque tan rápidamente como se había ejecutado este proyecto, a la misma velocidad dejó de prestar servicio.
El motivo puede estar justificado por el alto precio del agua, sobre todo para el pueblo llano, y a la intrusión de otros proyectos que ya se estaban llevando a cabo al mismo tiempo del de Normandy.
El médico Evaristo Manero opinó sobre las consecuencias fisiológicas del agua desalada, describiéndolas de "excelentes, sin embargo creímos notar entre sus efectos, que vigorizaba el organismo con su prolongado uso, produciendo especialmente entre los individuos sanguíneos, un notable eretismo que les obligaba a suspenderlas".

En cuanto a los estudios llevados a cabo en la Ciudad, por su importancia se puede citar la actuación de Antonio Mas y Gil en el año 1879, cuando realiza un convenio para la excavación de la Mina Santa Rosa; a Jose Carlos de Aguilera por la compra de los terrenos y fuentes de La Alcoraya a Manuel Carratalá y Julian de Ugarte; y a Juan Alted y Navarro por su proyecto de Aguas del Sagrat.

El Sr Mas y Gil abrió una mina en Los Angeles y las aguas salían a la superficie en Las Carolinas, concretamente en lo hoy es la Plaza América, donde se instaló una fuente, denominada Fuente del Remedio
Esas aguas fueron analizadas por el Doctor Soler y calificadas como No Potables.
Jose Carlos de Aguilera compró las fuentes de La Alcoraya y llegó a acuerdos de servidumbre y compras de los terrenos que median entre la pedania hasta Alicante, donde construyó el último depósito en un terreno donado gratuítamente por la familia Lafora en el Huerto de Valladolid.
Esas aguas no eran óptimas para el consumo pero tildadas como potables.
En 1883 el Sr Aguilera cede todos los derechos a una compañía de la que él formaba parte, The Alicante Water Works.
Juan Alted y Navarro de la mano de Mariano Esteve llega a un acuerdo con el Ayuntamiento alicantino para surtir de aguas a la Ciudad, donde se instaló un depósito en el Paseo Duque de la Victoria, frente a la plaza de toros. (justo en la bifurcación de la Avenida de Jijona y Avenida de Alcoy).
El Doctor Soler en un análisis matiza "Del anterior análisis, resulta que la sustancia analizada no es nociva a la salud y aunque no reúne las condiciones químicas de las aguas potables, su estudio fisiológico práctico, demuestra que puede hacerse uso impunemente de dicho líquido, en las diversas necesidades de la vida".

Ninguno de estos tres proyectos aseguraba el "abastecimiento total a la población de aguas potables". Los tres surtieron a la Ciudad al mismo tiempo de aguas de dudosa o nula calidad para consumo humano, pero aún así hicieron desaparecer el invento de Normandy que casi quedó relegado al olvido.
Solo en el año 1885 la prensa local hace eco sobre la posibilidad de volver a utilizar la máquina de Normandy con sus "aguas potables" a consecuencia de un brote de cólera en la Ciudad..

El asunto finalizó ahí....

Fuentes Consultadas.

- Prensa Histórica
- Royal Society of Chemistry. nº 66
- Grace´s guide to british industrial history.
- La ingeniería y el descarte artefactual de la desalación solar de agua. Nelson Arellano-Escudero.
- Revista The Engineer.
- Diario The London Gazette
- Archivo Municipal de Alicante.